Borrón y cuenta nueva

noviembre 30, 2005
Hace más de un año, exactamente el 10 de septiembre de 2004, comenzaba un blog que ha supuesto una importante experiencia de utilización de las tecnologías para comunicarme, para aprender, para conocer personas y experiencias,… una travesía singular que me ha creado un hueco en estas comunidades virtuales de internet.
De repente, el alojador del blog experimenta problemas y toda esta experiencia se desvanece en el ciberespacio… Parece premonitorio el logotipo que en su día elegí y el artículo que explicaba el por qué había elegido ese logotipo, que reflexionaba sobre lo efímero de estos escritos, de esta comunicación electrónica con desconocidos cibernautas.
Lo que no podía imaginar es que fuese “tan” efímera, tan poco duradera,… Bien es verdad que tengo copia de casi todos los artículos, de casi todas las imágenes,… pero la gracia de la bitácora no es el artículo concreto, ni las imágenes concretas,… el atractivo es la unión de escritos, con sus comentarios inmediatos o no… con los vínculos que adornan estos hipertextos, con las referencias a otros blogs y personas… en fin todo esto que hace de esta herramienta algo tan especial.
Me ha costado aceptar que Acelblog ya no funciona. De hecho todavía se carga, aunque con una lentitud exasperante, mi antiguo blog. Y me da una pereza tremenda reconstruir este espacio de ventanas para la reflexión personal y ajena, de vínculos a los amigos físicos o virtuales que me han enseñado tanto y me siguen orientando, de hacer cuenta nueva de un borrón que nunca hubiera querido hacer.
No en vano le había cogido un cariño especial a Acelblog y a César Laso, su creador. Sobre todo en su segunda etapa cuando me dejaba elegir absolutamente toda la estética del sitio. Cuando ya cambió a las plantillas predefinidas, empezaron los problemas… No puedo echar nada en cara a César. Más bien al contrario, agradecerle sus esfuerzos y su ilusión y acompañarle en ese dolor que supongo le produce el no poder seguir adelante con el proyecto. Un dolor que, imagino, le impide dar explicaciones de lo que está pasando a tantos que éramos ya los usuarios de su alojador de blogs.
He consultado a Francisco Muñoz sobre donde publicar mi blog y, al final, me he decidido por Blogger esperando una estabilidad que, por definición, no es fácil en este mundo tan inestable de internet y sus herramientas. Me molesta no poder cambiar algunos de los carteles del sitio que aparecen en el sempiterno English… aunque confío en que se pueda hacer pronto… y, sobre todo, deseo que esta cuenta nueva sea algo menos efímera, dure algo más, se mantenga en el ciberespacio creciendo poco a poco en contenidos y en calidad.
Ya veremos… dijo el ciego.
Anuncios